La Parada de los Monstruos (1932)

freaks-poster

Título: Freaks (La parada de los monstruos)
Año: 1932
Director: Tod Browning
País:  EEUU
Duración: 63 minutos

¿Hay que decir de esta obra maestra que no se sepa?

Una de mis películas favoritas, por no decir mi favorita, y su visionado siendo un crío, uno de los recuerdos más imperecederos que conservo en la memoria.
Tod Browning firma su paso a la historia del cine con esta libre adaptación del relato “Spurs”, de Tod Robbins, que fue un fracaso de taquilla y casi acaba con su director. Una cinta de culto maldita estrenada un año después de su éxito con Drácula, y que permaneció más de un cuarto de siglo en las sombras de algún almacén de la Metro Goldwyn Mayer, pues consideraban que el film era demasiado grotesco para exhibirlo. Razón por la que muchas de sus proyecciones fueron canceladas.
Uno de los pocos films que puede presumir de apenas usar efectos especiales, ya que sus “monstruos” son reales. ¿Pero quién es el “monstruo” en esta cinta? Esa es la duda que nos plantea Browning, (amante del mundo del circo y muy familiarizado con él) que no sólo nos muestra una galería de personajes realmente peculiares, sino que nos enseña la relación interna entre esos “fenómenos” (como son descritos en la cinta), cuya convivencia entre ellos es de lo más apacible.

La historia se desarrolla en un viejo circo. Hans y Frieda son una feliz pareja de enanos que comparten número, pero Hans está locamente enamorado de Cleopatra, la diva del circo. El pequeño hombrecillo, de corazón inmenso, está a sus pies y la colma con regalos y detalles, cosa que evidentemente irrita a Frieda, que además intuye el inevitable y trágico final que esta relación va a tener.
Cuando Cleopatra se entera de que Hans heredará una fortuna, la bella contorsionista tratará de engañarlo, pidiéndole matrimonio para posteriormente hacerse con su fortuna y marcharse del circo con Hércules, el gigantesco forzudo de quien realmente está enamorada. Hans cae en la trampa y abandona a Frieda para casarse con Cleopatra, que borracha, el día de su boda confiesa sus planes en medio de la cena junto a los amigos de Hans. Él y sus compañeros no piensan tolerarlo, y planean vengarse de semejante ofensa, porque ellos son familia y “si ofendes a uno, nos ofendes a todos”.

Una maravillosa película y reflexión, que va mas allá del morbo que suscita ver a un torso humano encendiendo un cigarrillo, o un hombre sin piernas corriendo con la ayuda de sus brazos, entre otras lindezas… “Freaks” nos muestra que la belleza y la maldad están en cualquier persona y no dependen de una determinada apariencia. Más que tratarse de una historia de terror, catalogada como tal por el shock que supuso en su momento el aspecto de algunos personajes, en definitiva estamos ante una historia/moraleja sobre la inocencia y crueldad del ser humano, la lealtad, y la tolerancia.

No es que recomiende verla, ¡es que te obligo a ello!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: