Re-Animator (1985)

reanimator - poster

Título: Re-Animator (Re-Animator)
Año: 1985
Director: Stuart Gordon
País:  EEUU
Duración: 86 minutos

Herbert West es un joven y prometedor científico sin escrúpulos, cuya investigación supondrá un antes y un después en la medicina. Herbert pretende reactivar el cerebro y el tejido muerto mediante un suero con el que puede devolver la vida a cualquier criatura tras su muerte. Sólo hay un pequeño problema, que éstos vuelven transformados en violentos e incontrolables no muertos sin razón.
West es trasladado al Hospital de Miskatonic, en Massachusetts, tras ser expulsado de Suiza. Allí no vieron con buenos ojos sus experimentos, y mucho menos que probase la muestra en la que trabajaba con su propio mentor, que no daba ningún crédito a los enfermizos experimentos de su peculiar pupilo.
Una vez en EE.UU e instalado en el piso de Das Cain, un compañero de estudios, sigue sus experimentos de manera clandestina en un viejo sótano, pero esta vez con seres humanos fallecidos recientemente.
El ansia de West no conoce límites y pronto el experimento se le va de las manos, obligándole a cometer una serie de crímenes para salvaguardar su secreto, entre los que se incluye el del Dr. Hill (David Gale), un afamado doctor del Hospital, que no solo quiere el suero, si no a la hija del director del hospital y novia de Cain. Hill hará cualquier cosa por conseguir ambas cosas, aunque esto le haga perder la cabeza.

Basado en un relato de Lovecraft, algo recurrente en su filmografía, Re-Animator no es sólo un clásico de culto del cine de terror con escenas inolvidables, también es el mejor trabajo de Stuart Gordon, quien también dirigió algunos films decentes como Dolls, From Beyond/Resonator, o Castle Freak.
Protagonizada por el mítico Jeffrey Combs (mítico después de este papel), la película estrenada en 1985 es una recomendadísima cinta de terror con dosis de humor y unos efectos especiales muy logrados, donde no se escatima en sangre, gore, humor negro, y situaciones de lo más delirante.

Atención a los vistosos créditos iniciales, donde podemos encontrar una sintonía (dicen por ahí “sólo inspirada”) calcada a la maravillosa composición de Bernard Herrmann para abrir Psicosis en 1960.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: